Informe de Economía Latinoamericana. Primer Semestree de 2020

Ver


Página: /
Recurso disponible en:

Detalles


Título
Informe de Economía Latinoamericana. Primer Semestree de 2020
Tipo de contenido
Documento
Lenguaje
Español
Descripción
Este artículo analiza el comportamiento reciente de las principales economías de América Latina (Brasil, México, Argentina, Colombia, Chile y Perú). La evolución económica de la región se ha ido viendo condicionada desde principios de año, de forma progresiva, por la propagación mundial de la pandemia de Covid-19. Aunque ha llegado a América Latina con un cierto retraso respecto a Europa y Estados Unidos, esta presenta una trayectoria de difusión similar. Además, la región afronta la pandemia desde una situación económica previa en la que la actividad mostraba síntomas de debilidad por distintos motivos idiosincrásicos, relacionados en parte con los episodios de tensiones sociales del último tramo del año pasado. Además, algunos factores, como la elevada informalidad en el mercado laboral o la calidad mejorable de algunas instituciones, pueden actuar como amplificadores del impacto de la crisis sanitaria. Desde el punto de vista económico, la pandemia está incidiendo sobre la región a través de varios canales principales: comercio, materias primas, turismo, finanzas y demanda interna. Las medidas nacionales de contención, el impacto de la pandemia sobre la población, la naturaleza global del shock y los efectos diferenciales sobre la región están llevando a los analistas a revisar notablemente a la baja las previsiones sobre la evolución del PIB para 2020, con un balance de riesgos sesgado a la baja. Por su parte, las autoridades monetarias y fiscales han adoptado medidas de respuesta con rapidez. Si bien la región ha consolidado en los últimos años unos marcos monetarios y de política fiscal progresivamente más robustos, dispone de menor espacio monetario y fiscal que al principio de la crisis de 2008/2009. Además, las economías de América Latina, con la excepción de Perú, han elevado notablemente su deuda externa desde 2008, aunque disponen de más reservas internacionales que en la anterior crisis global. En este contexto, sería ideal que la reacción decidida de las políticas nacionales fuera apoyada por una respuesta global coordinada, liderada por los organismos multilaterales de referencia, que minimice los posibles efectos negativos de largo plazo sobre las economías de la región.
Fecha de publicación
Julio 2020